Make your own free website on Tripod.com
LOS MUNDIALES

Home

LA HISTORIA
RANKING / ESTADISTICAS
RECORDS
ANÉCDOTAS
URUGUAY 1930
ITALIA 1934
FRANCIA 1938
BRASIL 1950
SUIZA 1954
SUECIA 1958
CHILE 1962
INGLATERRA 1966
MÉXICO 1970
ALEMANIA 1974
ARGENTINA 1978
ESPAÑA 1982
MÉXICO 1986
ITALIA 1990
USA 1994
FRANCIA 1998
COREA/JAPÓN 2002
ALEMANIA 2006
URUGUAY 1930

VOLVER AL SITIO PRINCIPAL

::: 1er CAMPEONATO MUNDIAL :::
::: ALEX CARDENAS Te brinda toda la información sobre el primer campeonato de fútbol URUGUAY 1930 ::: Entérate ::::::

others_025.gif

La decisión de la FIFA de celebrar la primera Copa Mundial de la FIFA™ en Uruguay no suscitó el entusiasmo general, ya que Europa estaba inmersa en una crisis económica y la participación en un Mundial celebrado en otro continente hacía necesario un largo desplazamiento por mar. Además, para algunos clubes suponía no poder contar con sus mejores jugadores durante dos meses, un problema que todavía existe en la actualidad.
La organización de la primera Copa Mundial de la FIFA™ fue muy diferente de las actuales: no hubo fase clasificatoria, las trece selecciones participantes fueron invitadas por la organización y el sorteo se celebró cuando todos los equipos ya se encontraban en Uruguay.

Francia se enfrentó a México en el partido de apertura y logró una victoria por 4-1, pero la primera final de una Copa Mundial enfrentó a la selección anfitriona y a sus vecinos de Argentina. Tras ir perdiendo por 2-1 al final de la primera mitad, Uruguay logró imponerse por 4-2 y adjudicarse la copa diseñada por el escultor francés Abel Lafleur.

La primera Copa Mundial de la FIFA™ y las primeras leyendas del fútbol

Aunque el fútbol nació oficialmente en 1904 con la fundación de la FIFA, no fue hasta 1924 y los Juegos Olímpicos de París cuando alcanzó realmente proyección internacional. Allí, por primera vez, equipos de otros continentes se enfrentaron a las selecciones europeas. El torneo tuvo un éxito sin precedentes: 50.000 espectadores acudieron a la final, que terminó con la victoria de Uruguay sobre Suiza. Sin embargo, en 1928, muchas naciones decidieron no asistir a los Juegos Olímpicos de Amsterdam, y quedó claro que había llegado el momento de crear un torneo de fútbol independiente, especialmente a la vista del crecimiento del fútbol profesional. El 26 de mayo de 1928, en Amsterdam, el congreso de la FIFA votaba el nacimiento de un nuevo torneo, que se organizaría en 1930 y estaría abierto a todos los países miembros. El 18 de mayo de 1929, el congreso de Barcelona decidió que Uruguay sería la primera nación anfitriona de una Copa Mundial de la FIFA™.

¿Sabías que...?

En la primera Copa Mundial no hubo rondas de clasificación: los equipos participaron por invitación. Debido a la recesión reinante y al largo viaje en barco hasta Uruguay, muchos equipos europeos decidieron no tomar parte. En Rumanía, un decreto del Rey Carol otorgó a los jugadores seleccionados tres meses de permiso en sus respectivos trabajos y la garantía de que conservarían sus empleos a la vuelta. El Rey mismo ejerció la función de entrenador, pero tras la excelente actuación del país anfitrión, todos los hombres del rey tuvieron que hacer las maletas para regresar a casa antes de lo esperado.

Todavía no se ha esclarecido una diferencia de pareceres respecto a un dato de interés futbolístico: mientras la FIFA y otras fuentes diversas conceden al americano Bertram Patenaude el honor de haber marcado la primera tripleta de la historia del Mundial (el 17 de julio de 1930, contra Paraguay), hay quienes afirman que el primero fue el argentino Guillermo Stabile, con tres goles anotados dos días después, contra México.

Este Mundial se concentró en una única ciudad, Montevideo, y los partidos se jugaron en sus tres estadios: Centenario, Pocitos y Parque Central. El torneo celebrado en España en 1982, con la participación de 24 equipos, se jugó nada menos que en 14 ciudades y en 17 estadios (Barcelona, Madrid y Sevilla aportaron dos campos cada una), que sirvieron de escenario a 52 encuentros.

Futbolistas navegantes

En su calidad de campeona olímpica, y en vista de que en 1930 se celebraban los cien años de su independencia, se consideró apropiado elegir a Uruguay como nación organizadora del primer torneo. Aunque la noticia fue acogida con agrado en todo el mundo futbolístico, muchos países europeos se mostraron reticentes a cruzar el Atlántico, un viaje largo, agotador y costoso, por lo que un gran número de federaciones europeas incumplió su promesa de participación. Dos meses antes de la fecha prevista para el inicio del torneo, ninguna nación europea había confirmado su asistencia. Gracias a los esfuerzos personales de Rimet, por lo menos cuatro delegaciones, Bélgica, Francia, Yugoslavia y Rumanía, partieron el 21 de junio de 1930 desde Villefranche-Sur-Mer en el navío "Conte Verde", llegaron a Río de Janeiro el 29 de junio y, finalmente, recalaron en Montevideo el 4 de julio.

Un rotundo éxito deportivo

La primera Copa Mundial de la FIFA™ sólo atrajo a trece naciones: cuatro europeas, ocho latinoamericanas y un equipo representante de Estados Unidos. Sin embargo, sobre el terreno de juego, la calidad del fútbol desplegado fue muy alta y, aunque el público esperaba ver un dominio del fútbol sudamericano, los europeos no fueron meros comparsas, como lo atestigua el caso de Francia, que venció a México por 4-1 y a punto estuvo de vencer a Argentina, tras una épica batalla, aunque cayó derrotada por 1-0. El colegiado, que había pitado el final del partido seis minutos antes, finalmente, y tras numerosas protestas, hizo volver a los jugadores al terreno de juego, aunque algunos de ellos ya estaban en la ducha.

Primera final, primera leyenda

Unos días más tarde, en el espectacular estadio del Centenario (con capacidad para 100.000 espectadores), saltaban chispas mientras la hinchada local esperaba para presenciar la final sudamericana entre Uruguay y Argentina. En el descanso, los uruguayos perdían por 2-1, pero lucharon hasta la extenuación para lograr tres goles y terminar venciendo por 4-2. El Presidente de la FIFA, Jules Rimet, entregó el trofeo "Victoire aux Ailes d'Or", una estatua de 30 cm de altura, fabricada en oro y con un peso de 4 kg, al capitán uruguayo, José Nazassi. Las celebraciones se prolongaron en Montevideo durante varios días y varias noches y el día después de la victoria, el 31 de julio, se decretó fiesta nacional. ¡Ya estaba en marcha el torneo más prestigioso del fútbol mundial y había quedado oficialmente proclamado el carácter universal de este deporte!