Make your own free website on Tripod.com
HISTORIA y ORG. FIFA
PRESIDENTES DE FIFA
COMITÉ Y ORGANOS FIFA
REGLAS SOBRE TRANSFERENCIA
LA COPA JULES RIMET
ORIGEN DEL MUNDIAL Y TROFEO

VOLVER AL SITIO PRINCIPAL

fifa.jpg

Organización

El fútbol se organiza a escala mundial a través de estructuras simples pero eficaces. El Congreso de la FIFA, responsable de las cuestiones legislativas, es el órgano supremo cuyas decisiones se ponen en práctica en los ámbitos global, continental, nacional y local.

Mientras que la FIFA y sus comisiones permanentes rigen el juego a escala global, las seis confederaciones y las asociaciones nacionales presentan estructuras similares a escala continental y nacional, formando una pirámide virtual del fútbol en la que el movimiento de base proporciona los sólidos cimientos sin los cuales no sería posible la competición de elite.

Cada uno de estos organismos tiene sus propios estatutos y normas, y organiza sus propias competiciones, pero siempre en consonancia con los Estatutos de la FIFA.

LA HISTORIA DE LA FIFA

La Fédération Internationale de Football Association se fundó el 21 de mayo de 1904 en el edificio trasero de la sede de la Union Française des Sports Athlétiques en Paris. Los apoderados de las siguientes asociaciones firmaron el acta fundacional:

Francia - Union des Sociétés Françaises de Sports Athlétiques USFSA
Bélgica - Union Belge des Sociétés de Sports UBSSA
Dinamarca - Dansk Boldspil Union DBU
Holanda - Nederlandsche Voetbal Bond NVB
España - Madrid Football Club
Suecia - Svenska Bollspells Förbundet SBF
Suiza - Association Suisse de Football ASF
FIFA toma su forma

Dos días más tarde, el 23 de mayo de 1904, el primer Congreso de la FIFA nombró Presidente a Robert Guérin. A su lado estaban los Vicepresidentes Victor E. Schneider (Suiza) y Carl Anton Wilhelm Hirschmann (Holanda); Louis Muhlinghaus fue nombrado Secretario y Tesorero, asistido por Ludvig Syiow (Dinamarca). Estos pioneros encararon una labor inmensa, ya que la FIFA existía solamente en el papel. Había que darle forma, crear las asociaciones como verdaderos representantes y conseguir nuevos miembros. En primer lugar, había que convencer a los ingleses de que su participación en la nueva organización era indispensable.

Hasta 1909, la FIFA estuvo formada únicamente por asociaciones europeas. Los primeros miembros de ultramar fueron: África del Sur en 1909/1910; Argentina y Chile en 1912 y EE UU en 1913. Este fue el comienzo de la actividad mundial de la FIFA. Se daba así el primer paso en el camino de la expansión.

Más asociaciones se únen
El inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914 supuso un paréntesis en todo esto. Lógicamente, nadie hablaba del fútbol y de su misión de unidad de los pueblos del mundo. No obstante, las relaciones internacionales no se interrumpieron por completo, sino que se mantuvieron con un alcance mucho más limitado.

Jules Rimet se convirtió el 1º de marzo de 1921 en el tercer Presidente de la FIFA. Para el francés de 48 años, la FIFA se convirtió en la obra de su vida. La Federación Internacional contaba sólo con 20 miembros cuando Rimet asumió la presidencia. Los británicos se habían retirado y Brasil y Uruguay tampoco formaban parte de la FIFA. En los 33 años de presidencia de Jules Rimet, la FIFA experimentó un auge increíble a pesar de la 2ª Guerra Mundial. Se podría hablar de una era Jules Rimet, ya que logró reorganizar la FIFA y poner en práctica, finalmente, el sueño de un Campeonato Mundial. Al retirarse en 1954, tras inaugurar la quinta Copa Mundial en Suiza, la FIFA contaba ya con ¡85 asociaciones miembro!

Planificando la primera Copa Mundial

A propuesta del Comité Ejecutivo, el Congreso de la FIFA del 28 de mayo de 1928 decidió llevar a cabo un Campeonato Mundial organizado por la FIFA. Sólo debía escogerse la asociación organizadora. Hungría, Italia, Holanda, España, Suecia y Uruguay presentaron sus candidaturas. Desde el principio, Uruguay figuraba como favorito. Además, el bicampeón olímpico (1924 y 1928) conmemoraba en 1930 el centenario de su independencia.

El 18 de julio de 1930 se inauguró en el estadio Centenario de Montevideo el Primer Campeonato Mundial. Comenzaba una nueva época del fútbol internacional. Suecia e Italia presentaron su candidatura al segundo Campeonato Mundial. El Comité Ejecutivo optó por Italia. Cuatro años más tarde, Jules Rimet, el "Padre del Campeonato Mundial", vio cumplido su gran sueño: el Campeonato Mundial se disputó en Francia, su país natal.

El Campeonato Mundial debía haberse disputado por cuarta vez en 1942. No obstante, en el Congreso de 1938 celebrado en París se renunció a designar un país organizador, por lo que el Campeonato de 1942 nunca se celebró. El siguiente Congreso no se celebró hasta el 1º de julio de 1946 en Luxemburgo. Para el Campeonato de 1949 (que se pospuso un año por falta de tiempo) sólo se presentó un candidato y Brasil fue elegido por unanimidad. Al mismo tiempo, se concedió a Suiza una opción para el año 1954.

El regreso de las Asociaciones Británicas

1946 fue el año del regreso de las 4 asociaciones británicas a la FIFA. De nuevo, este éxito fue posible gracias a las dotes diplomáticas de Jules Rimet, quien encontró dos interlocutores de amplias miras en las personas de Arthur Drewry y Sir Stanley Rous.

Cuatro años más tarde, durante el 5º Campeonato Mundial celebrado en Suiza, cuando tenía 80 años de edad, Jules Rimet se retiró del cargo durante el Congreso de Berna.

50 Aniversario

El cuarto Presidente de la FIFA fue el belga Rodolphe William Seeldrayers. En sus nuevas funciones, celebró el 50 aniversario de la FIFA, la cual contaba entonces con 85 asociaciones miembro. Tras haber asistido, como Vicepresidente, a Jules Rimet durante 25 años, falleció en octubre de 1955. Su sucesor fue el inglés Arthur Drewry, elegido el 9 de junio de 1956. Drewry había ocupado la función de presidente interino durante medio año. Fue también Presidente de la Comisión de Estudio de los nuevos Estatutos de la FIFA y, en 1958, inauguró en Estocolmo el 6º Campeonato Mundial. Este fue un gran torneo que Brasil ganó de forma soberana. Arthur Drewry falleció el 25 de marzo de 1961 a la edad de 70 años.

El operativo de la FIFA estuvo controlado por el suizo Ernst B. Thommen hasta el Congreso Extraordinario celebrado el 28 de septiembre de 1961. Thommen, quien había sido Presidente de la Comisión Organizadora del Campeonato Mundial en 1954, 1958 y 1962, aportó mucho a la Federación Internacional de Fútbol. Sir Stanley Rous fue elegido 6º Presidente de la FIFA.

Además, la transmisión por televisión de la Copa Mundial contribuyó enormemente a la expansión mundial del fútbol. Sus fondos provenían únicamente de los beneficios de las Copas Mundiales y, con esos ingresos, debían organizar el presupuesto de cuatro años. Realmente no se podía conseguir más con los medios a disposición. El 11 de junio 1974, en Francfort, el brasileño Dr. João Havelange se hacía con las riendas de la Federación Internacional de Fútbol.

Una nueva era

Desde el momento en que la Confederación Sudamericana de Fútbol presentó su candidatura a la presidencia de la FIFA, en 1970, el Dr. Havelange comenzó a buscar soluciones a los grandes problemas del fútbol mundial. Cuando fue elegido en el 39º Congreso de 1974, estaba decidido a considerar el fútbol no sólo una competición, sino también a buscar nuevas vías para conseguir un desarrollo técnico del fútbol mundial y preparar a las nuevas generaciones para ello.

Su entrada en la sede de la FIFA en Zúrich supuso el nacimiento de una nueva era. En épocas anteriores, dependiendo únicamente de los ingresos de la Copa Mundial, la FIFA había tenido que ser muy conservadora. La administración se había concentrado en conservar y mantener el estatuto alcanzado. En muy poco tiempo, el Dr. Havelange transformó una institución puramente administrativa en una empresa dinámica con muchas ideas y el deseo de ponerlas en práctica. La dirección actual de la sede de la FIFA en Zúrich no ha cambiado desde entonces, pero la romántica Villa Dewald en el Zurichberg, donde, en 1974, 12 personas coordinaban el destino del fútbol mundial, ha sido sustituida por un moderno edificio de oficinas que acoge a más de 120 empleados con cada vez más trabajo.

Globalización


En lo que respecta a la política, la FIFA comenzó con su vocación de servicio y noción de universalidad. La integridad personal de Havelange consiguió el respeto de las asociaciones nacionales. Su palabra tenía peso en el mundo entero. Bajo su liderazgo, las oficinas de la FIFA fueron y son un ejemplo de diplomacia deportiva.

204 Asociaciones Miembros

Durante los últimos 25 años, la FIFA ha conseguido extender su campo de influencia a todo el mundo, no sólo en el ámbito deportivo, sino también en otros sectores de nuestra sociedad, como el comercial y el político. El fútbol, en más de una faceta, se ha extendido en regiones completas y entre la gente. Con más de 200 millones de jugadores en activo, el fútbol se ha convertido en una de las más flamantes industrias del ocio, abriendo nuevos mercados en el mundo no sólo para la FIFA, sino para el resto de las naciones.

Aún se debe explotar el potencial latente, particularmente en Asia y Norteamérica. Desde mediados de 2000, el crecimiento de la FIFA ha sido insólito, alcanzando la cifra de 204 asociaciones afiliadas y convirtiéndose así en una de las mayores federaciones deportivas internacionales y, evidentemente, en una de las más populares, con más de 200 millones de miembros activos.

El 8 de junio de 1998, Joseph S. Blatter (Suiza) sucedió a João Havelange y fue elegido octavo Presidente de la FIFA. Esta victoria obtenida en el 51º Congreso ordinario de la FIFA, celebrado en París, Francia, llevó a Joseph S. Blatter, quien ya había prestado sus servicios a la Federación Internacional en varios cargos durante más de veintitrés años, a la máxima posición del fútbol internacional.

En el mundo de la diplomacia deportiva internacional, Joseph S. Blatter es una personalidad versátil y de vasta experiencia, dedicado en cuerpo y alma a servir al fútbol, a la FIFA y a la juventud mundial. La FIFA comenzó el 2000 con una nueva competición, el Campeonato Mundial de Clubes de la FIFA Brasil 2000. En cumplimiento de su compromiso con el desarrollo del fútbol femenino, la FIFA creó un nuevo campeonato mundial sub-19 para las féminas. Gracias al Programa GOAL y sus programas asistenciales adaptados a las necesidades de cada asociación y al programa de asistencia financiera, que se nutren de los ingresos obtenidos por la comercialización de los derechos televisivos, la ayuda al desarrollo de la FIFA ha obtenido en poco tiempo unas cotas inimaginables. Tras la debacle del socio de la FIFA durante muchos años, la FIFA tomó las riendas de la mercadotecnia, muy especialmente para avanzar en los preparativos para la Copa Mundial de la FIFA Corea/ Japón 2002™.